POLIAMOR PARA PRINCIPIANTES

Título Original: POLIAMOR PARA PRINCIPIANTES Dirección:Fernando Colomo Guion: Fernando Colomo, Casandra Macías Gago y Marina Maesso Intérpretes: Karra Elejalde, Toni Acosta, Quim Àvila, María Pedraza y Luis Bermejo País: España. 2021  Duración: 97 minutos

Al borde del filo

Mientras que la mayor parte de sus compañeros de generación vive del recuerdo y el ensimismamiento, y/o ha renunciado a las señas de identidad de lo que fue su origen, Colomo sigue donde estaba: a pie de calle. Con traje de comedia. Con la mirada achispada. Con el gesto amable. Y es que a Colomo le gusta reir casi tanto como le atrae el sexo femenino. Dos constantes eternas en su cine que gira siempre en torno al encuentro y el desencuentro de la llamada guerra de sexos. 
Ahora, con los ¿alegres? años 20 del siglo XXI, Colomo se cuestiona por la nueva corrección política, se mete de lleno en la ciénaga del enredo semántico y se adentra en la sopa de letras de las opciones sexuales y sus reivindicaciones con desprejuiciada ingenuidad. Vamos que, con 75 años, al padre de la comedia madrileña solo le preocupa lo importante. En su caso, lo que importa es hacer reír y,si es posible, que la taquilla no dé la espalda a sus trabajos. Entre el apoyo del poder y la crítica y la esperanza de que le responda el público, Colomo sigue confiando en su capacidad para (con)mover al público y en su habilidad para pellizcar prejuicios. Por eso caricaturiza las miserias cotidianas.
Sigue repitiendo aquello de que cuando estrenó “Tigres de papel” y la gente comenzó a reírse ante lo que no había sido concebido para hacer gracia, la audiencia cambió su destino. No le crean, o al menos no del todo. En realidad el cine de Colomo es intuitivo, sencillo, de bajas pretensiones y alta pasión. Y el mérito de “Poliamor para principiantes” es ver cómo un septuagenario con una treintena de largometrajes en poco más de cuarenta años sigue fiel a su ideario. Por cierto, narciso irredento, Colomo sigue haciendo cameos y se hace guiños a su propio cine, a las pelis de su pasado. En “Poliamor…”  Colomo utiliza a Karra Elejalde para proyectar en él las telarañas de quien se enfrenta a las relaciones sexuales con caspa y recelos. Y Elejalde lidera un equipo de personajes ridículos, frágiles, tiernos. Entre todos ensayan las variables de ese pulso pulsional con la voluntad de entender nuevos modelos y con el valor de defender viejos ídolos, como Walt Disney. Y es que Colomo sigue siendo un humanista muy heterodoxo.

Deja una respuesta