BELLE

Sin golpes en la mesa ni hitos deslumbrantes, Mamoru Hosoda ha conseguido lo que pertenece a los artistas más extremos. Recapitulemos. En las postrimerías del siglo XX, se impusieron autores como Otomo, Oshii, Kon, Kawajiri y Anno.

MADRE / ANDROID

Decir Mattson Tomlin conlleva convocar el espíritu Netflix. Con apenas treinta años, Tomlin se ha convertido en el Vinicius jr. de la plataforma depredadora, una especie de neo-Messi de la masía del imperio de las series de ciencia ficción.

MATRIX RESURRECTIONS

Con los Wachowski jamás ha existido el término medio ni la componenda. De ADN freakie, todo lo viven con una extraordinaria intensidad. En 1999, cuando firmaron la primera entrega de Matrix, parecían dos consumados skaters de gorra y rap.

NO MIRES ARRIBA

Adam McKay nació en Filadelfia hace 53 años. En la misma ciudad que tanto perturbó a David Lynch mientras soñaba con “Cabeza borradora” y en la que también nació M. Night Shyamalan. Tal vez no sea fortuito que allí cayese la semilla germinal del país llamado EE.UU. 

DUNE

Declaraba recientemente Denis Villeneuve que “demasiadas películas de Marvel no son más que un corta y pega”. No le falta razón. Especialmente en los últimos tiempos en los que la fábrica de superhéroes ha entrado en un peligroso declive por culpa de ese “más difícil todavía” que busca en el ruido lo que no sabe cultivar en el texto.

REMINISCENCIA

Lisa Joy, directora y guionista de “Reminiscencia” aporta entre sus credenciales, su hacer como co-directora, guionista y productora ejecutiva de “Westworld”, una reescritura eficaz y exitosa del “Almas de metal” (1973), de Michael Crichton.

UN LUGAR TRANQUILO. II

John Krasinski, actor, escritor y director presenta unas credenciales tan notables como desconcertantes. Empezó a ser reconocido cuando su personaje en “The Office”, junto a su compañero de la escuela secundaria, B.J. Novak, alcanzó una merecida relevancia.

EJÉRCITO DE LOS MUERTOS

Ante este “ejército” lo primero que se impone es proclamar que hay demasiada intensidad para tan poca originalidad. Argumentalmente la idea madre de Zack Snyder, esa con la que se empezó a escribir el guion y cuyo leit motiv se disfraza de “misión imposible”, se parece mucho a “Península”.

2046

El título, “2046”, hace referencia a un tiempo, a un “no lugar”, a una ciudad imaginaria y al improbable número de una habitación de hotel. En el último caso, se corresponde con la habitación que su protagonista quiere habitar pero que, a lo largo del tiempo que dura este filme, nunca lo hará porque, de manera obsesiva permanece en la puerta de al lado, la 2047.

A DESCUBIERTO

Mikael Håfström pertenece a un amplio elenco de profesionales europeos que en los años 80 y 90 fueron reclutados por Hollywood. El cine de productor necesitaba nuevos directores que aportasen inventiva pero que tuvieran la docilidad necesaria para seguir la regla del juego; esa de la que hablaba Jean Renoir.