EL VIAJE DE SUS VIDAS

Producto de productor, “El viaje de sus vidas” ha sido concebido con la mirada puesta en la taquilla y con el corazón rendido ante la superioridad natural del imperio británico.

SPACE JAM. NUEVAS LEYENDAS

En los años cuarenta, cuando la mayor parte de los actores eran llamados a filas, Walt Disney, deseoso de ampliar su mercado y conocedor de que cierto sector del público se mostraba refractario al cine de dibujos animados, lo considera(ba)n algo solo para niños, presentó “Los tres caballeros”.

VIUDA NEGRA

En los prolegómenos, cuando Cate Shortland, la directora austro-alemana de “Viuda negra” refleja la plácida existencia de la familia de espías más disfuncional del cine actual, vemos a las “hermanas”, Yelena Belova y Natasha Romanoff, contorsionarse en un juego infantil de resistencia y equilibrio.

UN LUGAR TRANQUILO. II

John Krasinski, actor, escritor y director presenta unas credenciales tan notables como desconcertantes. Empezó a ser reconocido cuando su personaje en “The Office”, junto a su compañero de la escuela secundaria, B.J. Novak, alcanzó una merecida relevancia.

EN UN BARRIO DE NUEVA YORK

“In the Heights” fue alumbrada como un musical para brillar en las carteleras de Broadway; una de esas citas que los turistas que visitan Nueva York cumplen con fervor religioso. Se convirtió en una etapa reina de un programa de ocio y lujo, de comercio y evasión que han convertido a la ciudad más cinematográfica del mundo en un destino vacacional para toda la familia.

EN UN LUGAR SALVAJE

Robin Wright como Clint Eastwood pertenece a la estirpe de profesionales que se diría tienen presencia. Todo lo que hacen parece mejor de lo que es y cuando yerran, el error no es que no se tenga en cuenta, sino que se olvida como si jamás hubiera sucedido.

MULHOLLAND DRIVE

La llave, esa que Jung vislumbraba empoderada en su valor simbólico, esa “llave de oro que un hada buena nos puso en la cuna”, sirve a Lynch para abrir la puerta de la perplejidad.

CRUELLA

En “Los lunes al sol” (2002), Fernando León de Aranoa ponía en boca de Santa (Javier Bardem) una cáustica lectura sobre los cuentos de hadas. Era, la suya, una mirada aparentemente procaz y crítica -en general recibida con sonrisas de complicidad por un público afín- sobre el maniqueísmo simplista de cierta manera de entender los relatos tradicionales.

UNO DE NOSOTROS

El arranque de “Uno de nosotros” engaña. No pasa mucho tiempo para que lo que aparenta ser un apacible melodrama rural de vaqueros contemporáneos y familias bien avenidas dé paso al escalofrío.