EL FARO

Título Original: THE LIGHTHOUSE Dirección: Robert Eggers Guión: Robert Eggers y Max Eggers Intérpretes: Willem Dafoe y  Robert Pattinson País:  EE.UU. 2019 Duración:   110  minutos

Texto y contexto

En “La bruja”, primer largometraje de Robert Eggers, el nuevo “enfant terrible” del cine americano cometía, en el momento del desenlace, el mismo error en el que incurría el Lars von Trier de “Rompiendo las olas”. Se trata, por supuesto, de un error discutible toda vez que no faltan voces que no lo consideran así. Lo incuestionable, se esté de acuerdo o no con ello es que, esos últimos movimientos, corroen sensiblemente lo que aparenta tener vocación de obra abierta. Son, en ambos casos, gestos reduccionistas que dejan al público sin libertad para disentir, sin capacidad para imaginar, para creer o descreer. 
En el caso del danés, en un filme deudor del Dreyer de “La palabra”, von Trier evidenciaba la presencia de lo divino al mostrar unas campanas, alegoría de lo extraordinario, como contraplano a una hipotética recuperación milagrosa. ¿Broma irónica? No lo parecía y no lo merecía. 
En “La bruja”, toda la ambivalencia, toda la incertidumbre de un filme sobrecogedor también, en algún modo, ligado a Dreyer; Eggers escenificaba la orgía del aquelarre mostrado como real. Así, lo real se preñaba de fantasía dejando sin poder y sin niebla esa zona desconocida. Desarmaba ese “saber que no sabemos” qué nos hace criaturas (más) humanas.
No obstante, esa salida final no invalidó algo obvio, Robert Eggers posee un sentido de la puesta en escena y una capacidad para equilibrar el plano e imprimir ritmo a sus historias al alcance de muy pocos. De manera que el anuncio de la llegada de “El Faro” fue una de esas señales esperanzadoras. Para su segundo largo, Eggers, New Hampshire 1983, se ha armado con sus mejores argumentos. Uno, ya se ha dicho, su capacidad plástica para la composición visual.
Controla el paisaje y el paisaje en sus manos reverbera ecos de transcendencia. Pero también controla la palabra y, como director de teatro, sabe de la importancia del actor. De modo que aquí fondo y figura conforman una unidad de obvias ambiciones simbólicas.
Los minutos iniciales de “El Faro” apabullan. En ese sentido, este filme de Eggers comparte con el Oliver Laxe de “Lo que arde”, los dos mejores inicios que se han visto en el cine de los últimos doce meses. Dicho de otro modo, el segundo filme de Eggers arranca con grandeza wagneriana, con fuerza hipnótica, con un desafío a lo posible y a lo real. Filmada con estrategias propias del cine silente, Eggers no trata de recuperar la inocencia perdida que presidía las primeras obras de Guy Maddin. No filma al modo de Lang, Sjöstrom y Murnau, no bucea en los abismos del surrealismo ni pretende desenterrar los tesoros del cine experimental de los años 20. 
Lo suyo nace de una calculada estrategia que se sirve del ayer y del mañana, una mezcla de cine expresionista en blanco y negro con el apoyo y todos los medios de la tecnología punta.
Ha escogido un referente sobre el que nadie ha osado restarle ni un sólo ápice de su fuerza alegórica: los faros. En uno de singular belleza, en un mar de rabia e insania, dos personajes se enfrentan en un duelo interpretativo. Hay algo más que casualidad en el hecho de que uno de ellos sea el Dafoe que protagonizó para von Trier “El anticristo”. El otro, Robert Pattinson, un valor seguro que empezó haciendo cine de terror para teeanagers palomiteros y que ha trabajado con pesos pesados como Cronenberg, Denis, Herzog y Gray. Cuando en “El Faro” se impone lo exterior, el mar, el plano general; la película hechiza. Cuando Eggers se ancla en el duelo actoral, en un pulso de gesticulaciones y depravación, “El Faro” languidece. 
Fascinante en mucho momentos, excesiva y altisonante en otros; Eggers ha levantado otro peldaño en una carrera que se percibe interesante, pero que aquí naufraga entre el recuerdo al Polanski juvenil y un exceso de pretensiones de muchas referencias y pocas ideas propias.
 

Deja un comentario