OBJETIVO: LONDRES

Llamando a los hijos del infiernofoto-objetivolondresTítulo Original: LONDON HAS FALLEN Dirección: Babak Najafi Guión: Katrin Benedikt, Christian Gudegast, Creighton Rothenberger  Intérpretes: Gerard Butler, Morgan Freeman, Jackie Earle Haley País: EE.UU. 2016 Duración: 99 min.ESTRENO: Abril 2016

Cuando se cumple media hora de duración, Objetivo: Londres ya no tiene nada que decir. En ese momento, el mundo, según la fábula distópica que convoca y pergeña el filme de Babak Najafi, ha perdido a buena parte de sus líderes. El terrorismo controla Londres y el presidente de los EE.UU. se ha convertido en una pieza de caza sobre la que sobrevuelan como buitres un número inagotable de mercenarios islámicos. Es el único líder mundial vivo. A continuación se sucede una sucesión hiperviolenta de tiros, explosiones, sobresaltos y muertes. Una cuenta atrás para lucimiento del guardaespaldas presidencial. Pura y llanamente: fuegos de artificio,
Para entonces, lo mejor de este filme ya ha aflorado y lo mejor, como acontece con muchos títulos de análoga naturaleza, consiste en que permite entrever cómo valora Hollywood al resto del mundo. Según esto, Objetivo:Londres recuerda que Gran Bretaña es el gran aliado USA, que el presidente italiano es un viejo Casanova en celo perpetuo, que la canciller alemana viste de manera vulgar y que el representante japonés es un estirado. La manera en la que se caracteriza a cada presidente hace sonrojarse a los amantes de los tópicos. También se afirma que de Rusia no hay que fiarse jamás y sobre todo, que el mundo islámico ansía venganza y que su crueldad no conoce límites.
Cuando el 11 de septiembre cayeron las torres gemelas de Nueva York, algunos analistas consideraron que aquella tragedia había sido vaticinada por el cine. Aquella angustia, antes de ser real, ya había sido imaginada por los sueños de Hollywood. No faltaron ensayos que se atrevieron a levantar velos psicoanalíticos sobre la demanda inconsciente de un castigo merecido. No hace falta ir hasta allí. En Objetivo: Londres, lo inconsciente no proviene de lo no conocido, de lo que se oculta en los pliegues de la mente, sino de la falta de talento. Objetivo: Londres en los años 70 hubiese sido descrita como un panfleto, pura propaganda belicista para amoldar a sus clientes en la creencia de que los demás son hijos del infierno. Ahora hacerle crítica es (casi) hacerle un regalo.

Deja una respuesta