MAMÁ O PAPÁ

Título Original: MAMÁ O PAPÁ Dirección: Dani de la Orden Guion: Eric Navarro Intérpretes:  Paco León, Miren Ibarguren, Laura Quirós, Sofía Oria, Iván Renedo, Eva Ugarte y Berto Romero País: España. 2021 Duración:  103 minutos
 

La familia mata

 
Remake de un filme francés inédito entre nosotros, “Mamá o papá” se sabe producto de amplios públicos y olvidos rápidos. La batuta la esgrime Dani de la Orden, un realizador especializado en seguir la rancia herencia del cine costumbrista español de regüeldo insulso y risa floja. Habitual en la serie “Élite”, director de “El mejor verano de mi vida”, “Hasta que la boda nos separe” y “Loco por ella”, como se ve, De la Orden ha curtido la piel con oficio graso y textos toscos, del tipo de los que en la caspa escénica se denominaba, en los 90, teatro de “tresillo”. O sea, deseo de sexo y enredos de infidelidades… la perversión soez y ramplona de lo que hace casi cinco siglos bordaba en oro Lope de Vega. En el cine actual no debería generar ningún interés, resulta inconcebible que alguien tenga necesidad de relatar cosas así, pero a eso se dedican los ejecutivos de las cadenas de televisión privadas, a cultivar lo evidente, a repetir el éxito aunque sea a costa forjar el mismo subproducto.
En tiempo de alta contaminación informativa y de nulas voces discordantes, “Mamá o papá” ha sido recibida con indisimulados apoyos. No será por su gracia, más insípida que un trozo de mármol, ni por la calidad de sus intérpretes a los que se les ha encorsetado en una visión light de “La guerra de los Rose”, con final de mazapán y ningún rasgo identificable.
Su única originalidad estriba en dar la vuelta a un tema de litigio bastante común en los casos de divorcio: la custodia de los hijos. En “Mamá o papá”, como se lleva desvelando desde hace semanas en los trailers promocionales, ni el papá, arquitecto, ni la mamá, doctora, parecen interesados en quedarse con los niños. Ambiciones profesionales, cansancios afectivos y una espiral para conseguir que los hijos prefieran al otro, alimentan una comedia en la que, sin que nadie desentone, nadie posee luz.
Entre otras cosas porque el guión carece de anclajes. Más cerca del cine garbancero de Ozores que de las ácidas crónicas de Azcona, “Mamá o papá” juega con un dilema tradicional; la vieja guerra de sexos en la que no faltan alusiones a ellas, ellos y elles. Pero por más vocales que se pongan, es cine viejo. 

Deja una respuesta