LAS VIDAS DE GRACE

De la realidad al culebrón
lasvidasdegrace
Título Original: SHORT TERM 12 Dirección y guión: Destin Daniel Cretton Intérpretes: Brie Larson, John Gallagher Jr. , Kaitlyn Dever, Rami Malek, Lakeith Lee Stanfield, Kevin Hernandez, Melora Walters, Stephanie Beatriz y Lydia du Veaux Nacionalidad:EE.UU. 2013 Duración: 96 minutos ESTRENO: Agosto 2014
 
En Las vidas de Grace habitan muchas películas. Todas giran en torno a un territorio común hecho de náufragos adolescentes arrojados en una cuneta de desafectos y desarraigos. Ese contexto común, un hogar de acogida, es el espacio en el que Destin Daniel Cretton, responsable del guión y la dirección, mete la cámara con un afán aleccionador. Allí cohabita un puñado de adolescentes de fortaleza rota y nervios a flor de piel. Transterrados en un refugio-prisión, estos pacientes y sus cuidadores, algunos supervivientes de análogas heridas emocionales, alimentan un relato que atraviesa por facetas muy diferentes, por niveles de convicción y de complacencia tan dispares que el resultado final no puede sino provocar un cierto extrañamiento.
En su despegue, Destin Daniel Cretton parece beber de referentes de rigor y contención. En la descripción del espacio y sus habitantes, Las vidas de Grace parecen crecer sobre el mejor Cantet de La clase. En apenas unos minutos, los principales personajes quedan definidos, sus bordes no son simples, sus reacciones tampoco. Entre ellos emerge el personaje que interpreta Brie Larson, una joven y entusiasta trabajadora social a la que todavía no se le ha borrado el acné de una adolescencia próxima en el tiempo.
Su vitalidad y su capacidad para rozarse con los teenagers acogidos la convierten en el centro del drama, en el ejer vertebral sobre el que gira todo. Poderosa fascinación que se apodera del filme. A medida que aparecen las nuevas capas, se diluye la fuerza inicial y este prometedor filme se consume en el amaneramiento de un estreno TV para domingos aburridos. Maltratos, suicidios, abusos, abortos,… mucho catálogo, poca profundidad.

Deja un comentario