SIN TIEMPO PARA MORIR

En un caso evidente de identificación entre el relato y su representación, el último 007 funde y confunde la esencia del personaje con la realidad del actor que lo ha interpretado, Daniel Craig.

LA MUJER DEL ESPÍA

A Kiyoshi Kurosawa le sucede como a Werner Herzog quien cuando hace ficción convierte el rodaje en una epopeya documental y cuando se adentra en la no ficción, la sensación de irrealidad impone una sospecha que obliga a cuestionarlo todo.