DOWNTON ABBEY

Aunque su grupo sanguíneo reclama el formato de la tecnología doméstica, nació en la tele, “Downton Abbey” se viene arriba y acaba por tejer un ameno relato cinematográfico que sirve de colofón a una de esas series populares a la que sus adictos nunca pondrían final.