ALACRÁN ENAMORADO

El boxeo redentor 

Título Original: ALACRÁN ENAMORADO Dirección: Santiago A. Zannou  Guión: S. A. Zannou y Carlos Bardem según la novela de C. Bardem Intérpretes: Álex González, Miguel Ángel Silvestre, Carlos Bardem, Judith Diakhate, Javier Bardem y  Hovik Keuchkerian Nacionalidad: España. 2013   Duración:  100 minutos ESTRENO: Abril 2013 

Cuesta trabajo discernir cuánto hay aquí del Santiago A. Zannou que dirigiera El truco del manco y cuánto ha impuesto la presencia de Carlos Bardem, autor de la novela que riega el guión de Alacrán enamorado y presunto responsable de que su hermano, Javier, aparezca como actor invitado en un papel menor para quien ha blandido un Oscar y se pasea por Hollywood. Tampoco se trata de una operación necesaria cuanto el saberlo no va a variar la sensación final que provoca este filme que no oculta su firme voluntad aleccionadora contra el racismo y la violencia. Tan evidente es su querencia pedagógica como que su modelo de partida es el universo mítico del Clint Eastwood de, por citar un ejemplo evidente, Million Dollar Baby. Aquí como allí, el boxeo es el pretexto, el telón de fondo para enrolar a un grupo de personajes entre los que sin duda el que interpreta el propio Carlos Bardem es el que más recuerda al arquetipo cultivado por el autor de Sin perdón

El boxeo no suele dar películas aburridas y Alacrán enamorado no lo es. Eso no significa que sea un gran filme, que tampoco lo es. Entre otras cosas porque la cinta carece de personajes con verdadera densidad. Y no gozan del necesario peso específico porque Zannou, un cineasta español hijo de un emigrante de Benin y una madre aragonesa y  nacido en Carabanchel, posee un estilo funcional y directo, poco dotado para la sugerencia y siempre cómplice de sus protagonistas. Protagonistas que parecen salir del barrio que le vio nacer, chavales de la calle con futuro incierto y escasas oportunidades. Así, la única baza del Alacrán que encabeza este filme, un descerebrado de la ultraderecha de caspa y bate que se cree nazi y que tratará de redimirse por el deporte del ring y el amor de una mulata, consiste en saber enderezar un rumbo teñido por la violencia callejera y la manipulación. El relato ideado por Carlos Bardem y llevado al cine por Zannou adolece de obviedades y carece de recursos. Pero ni oculta su humilde origen ni trata de pasar por lo que no es. Esa claridad de objetivos hace que la película aguante todos los asaltos aunque, desde la mitad de la misma, nadie ignore cómo acabará esta historia de chicos de la calle angelicales y abogados nazis muy malos.

Deja un comentario