7 DÍAS EN LA HABANA

I love Cuba

Título Original: 7 JOURS À LA HAVANE Dirección: Benicio del Toro, Pablo Trapero, Julio Medem, Elia Suleiman, Gaspar Noé, Juan Carlos Tabío y Laurent Cantet Guión: Leonardo Padura Intérpretes: Josh Hutcherson, Vladimir Cruz, Emir Kusturica, Alexander Abreu… Nacionalidad: Francia.España. 2012   Duración:  129 minutos ESTRENO: Octubre 2012


La fórmula de unir a varios directores para que resuelvan en unos minutos un filme de metraje limitado al cuarto de hora, cojea siempre de la misma pierna. La de una evidente superficialidad. El hecho de que el cortometraje haya sido desterrado del formato comercial  y que se le atribuya la función de vehículo de aprendizaje por el que pasan los jóvenes cineastas antes de ponerse de largo, provoca una suerte de frivolidad, un tomárselo a broma. Sin embargo, a veces surgen en estas citas multitudinarias, sorpresas gratificantes, ejercicios personales capaces de equilibrar el toque de su autor con la naturaleza del encargo. 

Aquí, convocados bajo el reclamo de Cuba y con el escenario de La Habana, más o menos perceptible y reconocible en los diferentes episodios, se asiste a un pequeño festival que admite al menos un par de lecturas. La que emana de esa aventura engarzada por pequeños detalles en un gesto de dar continuidad a los diferentes relatos y la que representa ver la capacidad de respuesta de sus directores en proyectos que, por fuerza, limitan su libertad narrativa. En 7 días en La Habana los realizadores han querido dejar huella de su mirada y por lo tanto, no estamos tanto ante un filme unívoco sino ante un mosaico de voces diferentes que van del pasmo interior de Gaspar Noé y su ceremonia vudú, a la obsesión erótica de Julio Medem pasando por la siempre sugestiva y personal actitud interrogativa de Elia Suleiman, quien mejor ha unido el pretexto con el texto, el encargo con la autoría.
Entre esos tres extremos que marcan la menor o mayor adecuación a Cuba y su realidad, se sitúan las otras cuatro películas. La de un Benicio del Toro que abre con humor e ironía el desbrujulamiento que un yanqui vive en las noches cubanas y la de la construcción solidaria y perpleja de una fuente privada con la que se cierra esta semana dirigida por Laurent Cantet. Puro juego al estilo de iniciativas próximas en el tiempo y en su naturaleza, el resultado de 7 días en La Habana provoca una sensación de extrañamiento que lleva al espectador a pasar del interés al estupor, de la sonrisa al descreimiento. Todo dependerá de si carga la suerte en La Habana o en el acervo de los siete realizadores que han ido hasta allí para contárnoslo. 

Deja un comentario