LA CURA DEL BIENESTAR

Nacido en Oak, Tennessee, hace 53 años, Gore Verbinski y su filmografía, desconciertan. Empezar dirigiendo un filme titulado Un ratoncito duro de roer (1997) y no desaparecer en el intento, solo significa que posee una piel de roca y una adaptación de camaleón. ¿Valen estas dos cualidades para considerar que en su cine hay señales de autoría? Veámoslo.

CRUDO

Merecedora de elogiosas críticas que bandearon su estreno, con Crudo se vive el pernicioso efecto de los superlativos generosos. Una cosa es certificar que Julia Ducournau, su joven realizadora, 33 años, evidencia unas sugerentes y bien construidas maneras, y otra, calificar a Crudo de película extraordinaria. No lo es, pero podría haberlo sido. Y eso cabrea.

LOCAS DE ALEGRÍA

Cuando los créditos rubrican lo que hemos visto, se nos dice que psiquiátricos como éste en donde reinan las dos protagonistas del filme de Paolo Virzi, se están cerrando en Italia. De ese modo se nos subraya el compromiso, la coartada social de Locas de alegría. Sin embargo no le hace falta. De hecho, durante sus casi dos horas, nada de lo real parece proyectarse en el interior de esta comedia intensa y melodramática.

LOS HOLLAR

John Krasinski, actor y director de Los Hollar, debutó hace ahora nueve años con un filme de aires modernos y título llamativo, Brief Interviews with Hideous Men (2008). Escrito y dirigido por él mismo, aquello -inédito entre nosotros- evidenció que este actor nacido en Massachusetts hace 38 años y reconocido mundialmente por encarnar a Jim Halpert en la serie de la NBC, The Office, no estaba dispuesto a conformarse solo con la interpretación.

DOÑA CLARA

Entre nosotros, el distribuidor decidió cambiar el título original, Aquarius, nombre del edificio en cuyo interior se dilucida el proceso simbólico del Brasil de nuestro tiempo, por Doña Clara, la mujer protagonista del filme.

EL GUARDIÁN INVISIBLE

Una creencia muy extendida sostiene que de una mala novela puede surgir una gran película. Orson Welles se encargaba de alimentar esos bulos haciéndolos realidad, y no fue el único. El guardián invisible por el contrario, insiste en demostrar que de una mediocre novela lo que brota, salvo que medie un genio por allí, no es sino una lamentable película. En ese sentido Fernando González Molina respeta y hace suyo el imaginario de Dolores Redondo.

EL FUNDADOR

La comparación tiene miga y está cargada con sentido. Concebir el McDonald como la nueva iglesia americana, es decir, como el templo al que cada fin de semana acude la familia para celebrar unida su ocio sin que se vea excesivamente perjudicada su cartera, tiene gracia y bucea en la paradójica naturaleza del ADN norteamericano.

LA CHICA DESCONOCIDA

Hace 20 años, los hermanos Dardenne debutaban en el cine de ficción con un filme cortante y premonitorio de título esperanzador: La promesa. (Pro)venían del cine documental. Se habían curtido en el campo minado del reportaje televisivo de magro presupuesto y sólido compromiso. Con extraordinaria lucidez, en su primer largo de ficción, quedaron inscritas sus señas de identidad, esas que les han convertido en el paradigma de lo que entendemos por cine realista europeo.

EL VIAJANTE

Tras la muerte de Abbas Kiarostami, uno de los grandes cineastas del nuestro tiempo, si algún nombre está llamado a ocupar su lugar, ese (cor)responde a Asghar Farhadi. Al contrario que otros compatriotas, Farhadi no trata de imitar a Abbas. Su estilo en nada se le parece. Sin embargo comparte con el autor de El sabor de las cerezas, una voz tan inconfundible como propia.

ES POR TU BIEN

La boda como texto y pretexto se ha impuesto como materia nutriente de buena parte de las comedias de la contemporaneidad. Un subgénero lleno de referentes al que Carlos Therón aborda desde la tradición del cine español atendido éste como carne de comedia hiperbólica de mueca gruesa y butifarra fina. Es por tu bien se abre y se cierra con una boda. En realidad casi todos los participantes son los mismos.