REHENES

Del tristemente célebre muro de Berlín quedan unos pocos metros de piedra repletos de chicles pegados. Ningún artista contemporáneo hubiera imaginado una mejor acción pop a la estupidez del observador lejano.

LOS CASOS DE VICTORIA

No todo el mundo vio con buenos ojos que Justine Triet, directora y guionista de La batalla de Solferino (2013) fuese escogida para con su segunda película, Los casos de Victoria, abrir la Semana de la Crítica en la pasada 69 edición del festival más prestigioso del mundo, Cannes.

ANA, MON AMOUR

La rotundidad hiriente y herida de Madre e hijo (2013) confirmó que Calin Peter Netzer debía entrar en la galería de honor del cine rumano contemporáneo. Ese que nació entre las ruinas de una locura y que, en pocos años, ha conseguido asombrar al resto de Europa.

VALERIAN Y LA CIUDAD DE LOS MIL PLANETAS

único capaz de sostener la mirada al cine de EE.UU., Luc Besson aparece como un francotirador insolente capaz de levantar edificios barrocos y complejos hechos de FX y Ciencia-ficción. Un combatiente que saquea sin pudor los buques insignia construidos por los grandes pesos pesados del cine yanqui como George Lucas y Steven Spielberg.

50 PRIMAVERAS

Como las estadísticas se aferran a los datos y los datos son entradas vendidas, se ha descubierto, desde hace unos cuantos años, que una notable porción de la tarta del público que frecuentan las salas de cine la ocupan mujeres de más de 50 años que suelen acudir en compañía de sus amigas.

SIERANEVADA

La sustancia que empapa de principio a fin Sieranevada sabe del miedo, emana de él y él corre por sus venas. Miedo a vivir. A lo largo de casi tres horas que dura el filme, la mayor parte de ellas rodadas en el interior de una vivienda, un grupo familiar se reúne para conmemorar los cuarenta días de la muerte del padre.

SU MEJOR HISTORIA

Ambientada en los años 40, cuando cientos de bombardeos alemanes machacaban Inglaterra, Su mejor historia fabula sobre los esfuerzos de la industria británica para contrarrestar con el cine y en el cine, el horror y la muerte de la guerra.

EN LA VÍA LÁCTEA

Emir Kusturica podría recitarse a sí mismo las estrofas que Quevedo dedicó a Góngora cambiando las sombras del judaísmo por las de su pertenencia a un país, Yugoslavia, que hoy ya no es nada sino pasado, apenas evocado por quienes no tenían veinte años cuando se deshizo en medio de una guerra horrorosa.

BABY DRIVER

Los experimentos desde (plata)formas y presupuestos de cine comercial corren un doble riesgo. Riesgo con regusto a oxímoron en su pretensión de cruzar lo genérico con lo ensayístico Doble riesgo que afronta Baby Driver, un inclasificable trabajo que engulle multitud de referencias y que camina hacia ningún lado con total desparpajo.