ORO

Durante el rodaje de Aguirre o la cólera de dios, Klaus Kinski y Werner Herzog vivieron lo contrario a un idilio. Lo suyo fue un suplicio en medio de un río, rodeados de mosquitos y desolación.

EL OLIVO

Cuando Ken Loach presentó Tierra y libertad, entrevistándole, al percibir en él un entusiasmo por lo que significaba el sacrificio de miles de milicianos republicanos, le pregunté al director británico quiénes, en la España del final de los 80, podían ser y actuar como los soldados republicanos de su película. No lo pensó ni un segundo. “Mis actores”, contestó sin dudarlo. Entre aquellos actores, había una mujer llamada Icíar Bollaín, la más convencida entre las (con)vencidas.

SUITE FRANCESA

Con su primer largometraje, Bullet Boy (2004), Saul Dibb no sólo ganó el premio al mejor nuevo director en el equivalente a los Goya británicos sino que sacó a pasear dos virtudes que ya nunca le abandonarían. Un innegable gusto por la banda sonora de sus películas y un acusado rigor por la calidad interpretativa de sus actores.

EXODUS: DIOSES Y REYES

Cuando el último destello, el plano de clausura, nos permite observar entreveladamente a un viejo Moisés camino de un destino que nunca verá, Ridley Scott detiene el relato para, sobre un fondo negro, señalar que la película está dedicada a su hermano Tony. Como se recuerda, el también cineasta y hermano menor de Ridley, Tony Scott, cometió suicidio el 19 de agosto de 2012 al saltar al vacío desde el puente Vincent Thomas de San Pedro, California.

MADRE E HIJO

Títulos como La muerte del señor Lazarescu; Martes, después de Navidad; 12:08 Al este de Bucarest; Historias de la edad de oro; 4 meses, 3 semanas, 2 días e incluso, el demoledor documental montado en una simple pero certera acumulación de imágenes oficiales del dictador rumano, The Autobiography of Nicolae Ceaucescu , representan la incontestable evidencia de la soberbia calidad del cine rumano. Todas ellas son películas que acaparan premios y parabienes.

NOÉ

Darren Aronofsky no es un cineasta acomodaticio, ni acomodado. Desde su primer largometraje, Pi (1998), una pesadilla matemática en la que se (con)fundían la cábala judía con el tiempo de la informática y la revolución de lo binario, se hizo evidente que para Aronofsky todo era cuestión de número y sentido. Todo era territorio imposible donde se abrazaban la razón y el misterio.

300: EL ORIGEN DE UN IMPERIO

La cara B  Título Original: 300: RISE OF AN EMPIRE Dirección: Noam Murro  Guión:  Kurt Johnstad y Zack Snyder; basado en  “Xerxes”, de Frank Miller Intérpretes: Sullivan Stapleton, Eva Green, Lena Headey, Rodrigo Santoro, Andrew Pleavin y David Wenham Nacionalidad: EE.UU. 2014   Duración:  102 minutos ESTRENO: Marzo 2014   En el comienzo fue una novela […]