TRES ANUNCIOS EN LAS AFUERAS

En Japón, en la ciudad de Nikko, miles de visitantes acuden cada año a visitar el Templo de Toshogu famoso porque en él hay tallados tres monos: Mizaru (“No veo”), Kikazaru (“No oigo”), e Iwazaru (“No Hablo”). En Ebbing, Missouri, ciudad donde transcurre el filme Tres anuncios en las afueras, una madre coraje, harta del silencio y la incompetencia policial paga de su bolsillo tres anuncios para reclamar que la justicia vea, oiga y se pronuncie.

QUE BAJE DIOS Y LO VEA

Si españolidad significa lo que este filme representa, vengan mil independencias. Ciertamente no se le puede negar a su debutante director un deseo de halagar la necesidad de risas del público atribulado por tanto disparate social.

MOLLY´S GAME

Como muchos guionistas que deciden convertirse en directores, su primer asalto esboza un catálogo de todas sus posibilidades. En él entierra sus (mejores) ideas. Aaron Sorkin no es la excepción y Molly´s Game sería la prueba definitiva.

WONDERSTRUCK. EL MUSEO DE LAS MARAVILLAS

Todd Haynes, en cuanto cineasta, pertenece al selecto y reducido grupo de quienes saben vivir en su tiempo sin pagar el peaje de los signos de la contemporaneidad. Sus películas se suceden fieles a su propio estilo; un estilo revestido de la gravedad de lo que se sabe atemporal. Aspira a convocar la moderna pertinencia de lo clásico, de lo magistral.

OLVÍDATE DE NICK

Si Agnes Varda asume el rostro de la mujer en una sociedad de hombres unida por el paraguas de la nouvelle vague, el nombre de Margarethe von Trotta, representa algo semejante con el caso alemán.

FINAL PORTRAIT: EL ARTE DE LA AMISTAD

La amistad a la que hace referencia el título impuesto por el distribuidor español, es la que sostuvieron Alberto Giacometti y el escritor James Lord. En realidad, esa relación amigable con la que el actor y director Stanley Tucci ha firmado este largometraje, consistió en las dilatadas sesiones que ambos sostuvieron durante la realización del retrato de Lord por Giacometti.