ELECTION: LA NOCHE DE LAS BESTIAS

Tras el espejo 3
foto-lanochedelasbestias
Título Original: THE PURGE: ELECTION YEAR Dirección: James DeMonaco Guión:James DeMonaco Intérpretes: Elizabeth Mitchell, Frank Grillo, Mykelti Williamson, Edwin Hodge, Joseph Julian Soria, Kyle Secor, Betty Gabriel País: EE.UU. 2016 Duración: 105 min. ESTRENO: Julio 2016

Tercera entrega de La Purga; tercer capítulo de un imaginario distópico que cada día se parece más a la realidad. Escribe y dirige el de siempre, un James DeMonaco que empezó como guionista y que, paso a paso, purga a purga, ha creado un clásico del siglo XXI. De origen italiano, nacido en Brooklyn en 1969, DeMonaco se encuentra en su plenitud tras conformar su personalidad escribiendo capitulo tras capítulo exitosas series de televisión.
Aunque se trata del tercer episodio que recoge una mirada a un futuro inmediato en el que, durante un día al año, la muerte se permite como medio terapéutico para sanear un sistema económico podrido por la avaricia y el miedo, el filme puede verse independientemente de que se conozcan sus dos títulos anteriores. Como ellos, quizá con más rotundidad, DeMonaco lleva a extremo una fórmula que une el Haneke de Funny Games con el Carpenter de 1997: Rescate en Nueva York(1981). Con un argumento radicalmente diferente, algo de la insania de El hombre de mimbre (1973) de Robin Hardy se asoma en su interior; ese que entra en paradójica contradicción fascinado por la misma estética violenta que pretende denunciar.
Que en un momento determinado dos psicóticos asesinos aparezcan disfrazados de Abraham Lincoln y de la Estatua de la Libertad, dispuestos a asesinar a la candidata progresista a la presidencia de EE.UU., da la señal del registro y temperatura en el que se mueve este filme. Animado por el excesivo éxito de público de sus entregas anteriores, DeMonaco se mueve con la autoridad de quien sabe que toca la tecla justa. Para ese público hiperboliza su fábula política, para él golpea la derechización de EE.UU. Y lo hace a lo bestia, sin matices. La iglesia, la política, el ejército, adolescentes agresivos, cobardes ridículos… son el objetivo. Ritmo febril, guiños a Marc Bolan y los tiempos del glam-rock, algarabía simbólica con la que se puede sintonizar aunque se sepa que esto no es alto cine, sino cine de sal gruesa.

Deja un comentario