INTO THE WOODS

Lo que queda de los cuentos

foto-intothewoods
Título Original: INTO THE WOODS Dirección: Rob Marshall Guión:  James Lapine (Musical: Stephen Sondheim, James Lapine Intérpretes:  Meryl Streep, Emily Blunt, James Corden, Anna Kendrick, Chris Pine Nacionalidad: EE.UU.  2014 Duración: 124 minutos  ESTRENO: Enero 2015

Los hermanos Grimm siguen siendo unos de los principales suministradores de argumentos para Hollywood. En el cine americano del siglo XXI, el del desembarco de la tecnología digital, la imagen de síntesis y el “más real que la realidad” del 3D capaz de convocar los mundos de fantasía con gramática de verosímil, ha abundado en la recuperación de todos “sus” cuentos.
Esa sensación retro, ese barniz melancólico que transmiten las actuales incursiones en el imaginario de los hermanos enterrados en Kassel, ciudad convertida en núcleo duro del Arte Contemporáneo, alcanzan aquí su máxima expresión.
Into the Woods nació como musical hace casi 30 años. Su naturaleza contempla dos actos. Una es más o menos fiel a los cuentos; pero otra, se abraza al lado oscuro de la tragedia. Sus nutrientes funden sobre todo cuatro relatos de los Grimm: Cenicienta, Caperucita, Rapunzel y Jack y las habichuelas mágicas.
Durante años estuvo en la línea de salida de su traslación al celuloide. Convertido en un musical de ese fondo de cartelera que conservan las grandes ciudades norteamericanas con mucho movimiento turístico, su adaptación al cine ha sido compleja. Fundamentalmente porque su libreto, muy ochentero, aporta una sombría lectura de los clásicos infantiles. Eso y el estigma de que el siglo XXI parece ser un tiempo cruel para el cine musical.
En EE.UU., Into the Woods se estrenó el día de Nochebuena. Aquí, ha llegado un mes después y sorprendentemente parece conseguir una buena taquilla. La realidad es que la película de Marshall (Chicago, Memorias de una geisha y Piratas del Caribe: En aguas misteriosas), coreógrafo antes que director de cine, se ofrece como una historia de difícil digestión. Su reparto coral y la inexistencia de un protagonismo definido, hacen de este filme una insólita sucesión de reinvenciones posmodernas que trataban de racionalizar un mundo de fantasía, una vuelta de tuerca algo chirriante y bastante intensa.

 

Deja un comentario