KUNG FU PANDA 2

Alto oficio, pasión escasa Título Original: KUNG FU PANDA 2 Dirección: Jennifer Yuh Nelson Guión: Jonathan Aibel y Glenn Berger Doblaje original: Jack Black, Dustin Hoffman, Angelina Jolie, Gary Oldman, Seth Rogen, Lucy Liu, Jackie Chan, David Cross y Jean-Claude Van Damme Nacionalidad: USA. 2011 Duración: 93 minutos ESTRENO: Junio 2011

Hay oficio, energía, medios e inestimables referencias. Ya las había en la primera entrega y en este sentido, Jennifer Yuh Nelson, una directora debutante como tal, aunque bien formada en el terreno de la animación, al menos no incurre en el pecado de la decadencia. ¿Suficiente? Depende de las expectativas y de las comparaciones. Suficiente para proponer un buen rato a golpe de ingenio, acción y profesionalidad; deficiente si una vez más se comete la imprudencia de comparar el estilo de DreamWorks con el de Pixar. Es muy probable que un público poco dado al matiz y a la sutileza no vea grandes diferencias entre, pongamos un ejemplo, este Kung fu Panda 2 y Toy Story 3; o entre Monstruos vs. Aliens y Monstruos S.A; o entre Megamind y Wall.E. Y sin embargo, entre unos y otros títulos, hay una insalvable distancia, la que va del trabajo comercial bien ejecutado a la creación artística.
Salvo Cómo entrenar a tu dragón, única vez que la DreamWorks se ha asomado al abismo de experiencia creativa para conformar un texto que no huele a alimento precocinado, lo propio de DreamWorks es la barraca de feria. Barraca de lujo, barraca espectacular y divertida. Pero barraca hecha de artificio. Se diría que Pixar, que ahora pilota los destinos de la Disney, se ha quedado con el espíritu que animó aquella aventura experimental llamada Fantasía y que DreamWorks se aferra al modelo Disneylandia, al del merchandising y la franquicia. Así que Kung Fu Panda 2 se presenta como su antecesora: con el guión bien lavado y con las cosas claras para divertimento y tranquilidad de toda la familia. No hay profundidad, no hay dobles lecturas, no hay tampoco salidas de tono ni concesiones a la chabacanería.

Hay un prólogo interesante y un cartoon, Po, el Panda, con carisma. Una comparsa tan divertida como anónima y un inolvidable villano con la voz de Gary Oldman en la versión original. Una pequeña mirada al origen, es tiempo de hurgar en las precuelas, y una pirotecnia animada de auténtico lujo. Con eso basta para inaugurar un verano para la infancia con un filme que está aquí porque su antecesor fue, como lo será éste, una máquina de generar ganancias, inmune a la crisis y sus miserias..

Deja un comentario