ISPANSI

Amor en tiempo de guerra

Título Original: ISPANSI Dirección y guión: Carlos Iglesias Intérpretes: Esther Regina, Carlos Iglesias, Isabelle Stoffel, Doris Dragos, Eloísa Vargas, José de Felipe, Bruto Pomeroy, Isabel Blanco e Iñaki Guevara Nacionalidad: España y Suiza. 2010 Duración: 101 minutos ESTRENO: Marzo 2011

En principio, Ispansi parece hablar de la epopeya vivida por miles de niños españoles que salieron de España para recalar en Rusia en un intento de escapar del horror de la guerra civil. Pero eso es solo en un principio. Argumentada con referencias a la realidad, Carlos Iglesias ha construido su relato con brochazos de verdad histórica y con pinceladas de melodrama extremo. De modo que con el rasgo grueso, contextualiza; con el lápiz fino, perfila el sendero entrevisto en aquel fresco inaugural, con el que el actor se hizo director, y al que tituló Un franco, catorce pesetas. Con estar presente la tragedia colectiva por la que cientos, miles de niños españoles -huérfanos o no-, se desperdigaron por el mundo en busca del refugio que en su país no encontraban, pesa mucho más el deseo de fabular y la querencia por el conflicto sentimental, ya entrevista en el cine de Iglesias, que su capacidad para penetrar en el hecho histórico.Actor antes que director, su película anterior, escrita sobre las sombras de su propia existencia, abría el panteón del recuerdo de la España de la emigración a Centroeuropa.
En aquel filme de engranajes cortantes y tono dulzón, encontró Carlos Iglesias un equilibrio solvente y unos personajes “queribles”. En Ispansi, Iglesias avanza hacia atrás en el tiempo para hablar no ya de lo que conoció, sino de lo que le dijeron que había pasado. Esa diferencia entre lo que se vivió y lo que imaginó hacen de Ispansi, una propuesta menos verosímil. Hay mucho de cuento moral, de cruce dramático en la historia de amor entre una falangista de buena familia y mala situación y un comisario comunista guardián de un grupo de niños españoles perdidos en la Unión Soviética. El guión derrocha esfuerzo, rezuma buena voluntad y se resquebraja por falta de soldadura entre sus extremos.
Hay demasiada casualidad, demasiada pirueta narrativa como para creer en este filme filmado con temple bajo y solemnidad grave, recitado con voz engolada e interpretado con arquetipos que (des)fallecen. Ispansi ruega tanta simpatía por su moraleja como estupor por su falta de nervio. Hace desear que fuera mejor por el tema que trata y por la actitud de su narrador. Pero esos deseos provocan más frustración.

Deja un comentario