BIENVENIDOS A ZOMBIELAND

Chicas listas y muertos tontos

Título Original: Zombieland Dirección: Ruben Fleischer Guión: Rhett Reese y Paul Wernick Intérpretes: Woody Harrelson, Jesse Eisenberg, Emma Stone, Abigail Breslin, Bill Murray y Amber Heard Música: David Sardy Nacionalidad: EE.UU. 2009 Duración: 88 minutos ESTRENO: Diciembre 2009

El título no engaña. Esto va de zombies, de muchos zombies. Ellos poseen la tierra y la tierra los ve sufrir. En medio de tan apocalíptico futuro, algunos supervivientes corren para evitar los mordiscos de contagio. ¿Lo logran? Bueno, los protagonistas de este filme así parece aunque… aquí nada es lo que uno espera, incluída la presencia de un Bill Murray en uno de esos personajes que funden metalenguaje con humor e inteligencia con cine sin pretensiones. Una advertencia: a diferencia del cine de George Romero, aquí los zombies son la excusa porque aquí, lo que realmente se despliega ante los ojos del espectador, no es sino una desternillante aventura en clave de road-movie, con estilemas de buddy-movie, con mucha salsa picante y un inmenso cameo del ya citado Murray.
¿Se entiende? Vayamos por partes. Avisemos de que el filme ganó el premio del público de la última edición de Sitges. En Sitges y durante el festival, todo se llena de zombies. Pero recordemos que prácticamente todos los filmes que tocan el tema se dan cita allí cada año, de modo que ganar allí es un importante mérito. ¿La clave? El humor.
De manera que incluso para el público menos permeable a los encantos de los no muertos, la bienvenida de este filme puede surtir efecto. Sus maneras apuestan decididamente por la comedia con excesos. Guerra de sexos en plena huida de un mundo lleno de revenants en donde dos hermanas unen sus argumentos con dos perdedores. Uno, un ingenuo que cuenta la historia al estilo Guy Ritchie; y el otro, una caricatura feroz de esos personajes abismales y neuróticos que Woody Harrelson cultiva con talento y despreocupación.
El debutante cineasta Ruben Fleischer sabía que fue elegido no por su querencia por el cine de terror sino por su capacidad para la diversión. El filme, realizado por encargo y resuelto sin complicaciones, sabe reirse de las convenciones del género y se muestra extrañamente poderoso. Atiende a dos frentes, el de los iniciados en el género y el de quienes salen huyendo ante él. Unos y otros hallarán argumentos para reirse con un filme que sabe ser irónico sin caspa y que cuenta con una aparición estelar de un Murray haciendo de Murray en medio de una crisis zombie que destruye al mundo.

Deja un comentario