AMELIA

Memorias de bitácora

Título Original: AMELIA Dirección: Mira Nair Intérpretes: Hilary Swank, Richard Gere, Ewan McGregor, Christopher Eccleston, Joe Anderson, Cherry Jones y Mia Masikowska Nacionalidad: EE.UU. Duración: 129 minutos. ESTRENO: Noviembre 2009

Entre la Mira Nair que nos conmovió con Salaam Bombay! (1988) y la ortodoxa narradora que firma Amelia, hay notables diferencias. Entre la crónica desgarrada de la infancia en la populosa ciudad india y el biopic de la célebre aviadora norteamericana, Amelia Earhart, también. Pero algo permanece en común pese a todo. En ambos casos, Nair sigue fiel a un tipo de cine que busca fundir espectáculo con denuncia; relato con descripción; paisaje con paisanaje. Y además, en ambos casos, Mira Nair se posiciona abiertamente con lo que recrea. Lo que evidencia que hay sólidas amarras entre lo narrado y la narradora. Es evidente que a Nair le gusta Amelia, a quien recrea con singular parecido Hilary Swank, y en ese sentido a ella le dedica sus mejores esfuerzos.
Amelia se sustenta en cuatro soportes. La biografía de una excepcional ¿deportista? de la aviación. La crónica romántica de una mujer singular. El marco geográfico de un apasionante periplo a través del mundo y desde el aire. Y, finalmente, el alegato feminista de una mujer que, pese a la época que le tocó vivir, sostuvo un lugar de igualdad en un mundo más machista que el contemporáneo.
Mira Nair cultiva su filme trenzando una y otra naturaleza argumental sin decidir sobre dónde echar la suerte definitiva. Eso es lo más desconcertante de Amelia que juega a los cuatro palos citados con tanto equilibrio que al final ni el romance, ni la aventura, ni el biopic ni la reivindicación feminista imponen su ley. En ese sostenerse uno al otro, en ese esforzado equilibrio, Nair, que como la verdadera Amelia estudió en Havard, ofrece un convencional semblante sospechoso de no querer penetrar en lo que las nubes de este filme ocultan. El filme, que arranca con la sombra que proyecta en la tierra un avión, sombra que nos coloca frente a El Triunfo de la Voluntad de Leni Riefenstahl, prefiere ilustrar la historia oficial a penetrar en lo que sería rozarse con lo hipotético, con lo hiperbólico. Sin duda, Amelia Earhart como Leni, perteneció a una generación de mujeres extraordinarias que cruzaron un tiempo de Historia cruel y extrema. Este filme lo recuerda pero a veces desfallece entre la duda de repetir Memorias de África o adentrarse en el secreto de la bitácora que señaló su incierto destino.

Deja un comentario